viernes, 27 de julio de 2012

Cadena de memes: libros


A través de La Trébede me entero de este meme de libros para el verano. Cohibido por lo ilustre de la compañía ante la modestia de este blog de andar (gruñendo y escupiendo bilis) por casa, pero convencido de que entre los libros que sugiero alguien puede encontrar alguna lectura que resulte de su agrado, me uno a la iniciativa. Ahí va mi lista:

Un libro que cambió mi vida. Seré original: ‘El Señor de los Anillos’. Aproximadamente a los nueve años vi la película de 1978. Todavía puedo evocar las impresiones: maravilla ante los elfos, miedo de los orcos, aquella espada de Gandalf lanzada al cielo y clavándose en la tierra para terminar la sesión y dejarme con unas ganas locas de saber más… Pocas semanas después entraba en casa ese libro, más gordo que cualquiera que hubiese leído (y ya era un lector empedernido). Entre los nueve y los veintipico lo leía regularmente al menos una vez al año, quedando como hito el fin de semana en que me lo ventilé ‘de dos sentadas’. Incluso he detectado algún pequeño error, fruto sin duda de un fleco en alguno de los cambios que hacía Tolkien para ajustar las tramas completamente a su gusto. Si eso no es un libro que cambia tu vida…

Un libro que tuve que leer más de una vez. De adulto se ha vuelto menos habitual, de niño y adolescente los libros eran amigos a los que visitaba con frecuencia, raro era el libro que me gustase que no tuviese una segunda y tercera lectura. Por dar uno en concreto, no repetirme con el del apartado anterior, y que lo haya releído también de adulto, pondré ‘El tambor de hojalata’ (Günter Grass).

Un libro que me llevaría a una isla desierta. Si se me permite hacer trampa llevaría ‘En busca del tiempo perdido’, realmente siete libros de buen tamaño y que además me encantaron la única vez que los leí. Si no me dejan hacer trampas me llevaría de James Joyce ‘Ulises’ o ‘Finnegan’s Wake’ -este último no lo he leído- porque hay entretenimiento para rato tratando de desentrañarlos.

Un libro que me hizo reír. Recientemente a duras penas pude contener alguna risotada leyendo ‘El mal de Portnoy’ (Philip Roth). Brutal.

Un libro que me hizo llorar. Hay libros que consiguen que te impliques tanto que llegas a compartir parte de las emociones que vas leyendo. Llorar a moco tendido no, pero sentir un nudo en la garganta y notar cómo los ojos se me llenan de lágrimas en determinados párrafos… El final de ‘El desierto de los tártaros’ (Dino Buzzati) o varios pasajes en ‘Infancia’ (Coetzee) son buenos ejemplos. Capítulo aparte merece '2666' (Roberto Bolaño), obra magistral de horror y angustia.

Un libro que me hubiese gustado escribir: ‘Crónicas Marcianas’, la ciencia ficción (el planeta Marte) como escenario para diseccionar el comportamiento humano. Un libro que rezuma lirismo, un libro maravilloso.

Un libro que aborrezco. Hay muchos libros que me han resultado desagradables pero con ninguno he llegado a mantener una relación tan íntima como para llegar a aborrecerlo.

Un libro que me decepcionó. Años después de leer ‘El juego de Ender’ (Orson Scott Card) me compré ‘La voz de los muertos’ y me pareció un libro mucho más profundo y rico. Animado por el éxito me fui a por la tercera novela de la saga, ‘Ender el Xenocida’, y me resultó un truño infumable, una decepción absoluta a lo que razonablemente se podía esperar vistas las dos primeras obras de la saga.

Un libro que estoy leyendo ahora: ‘El jardín colgante’ (Javier Calvo), todavía estoy en el comienzo, así que sólo puedo decir que no tiene pinta de durarme mucho (vamos, que no está mal ;) ).

Un libro que pretendo leer. En Goodreads tengo una buena lista de libros por leer. Me voy a decidir por ‘Bajo el volcán’ (Malcolm Lowry) para las vacaciones de agosto.

Y ya sabes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada